Filtro de productos
Filtros activados:

    Limpiaparabrisas

    ¿Estás buscando limpiaparabrisas para barcos?

    Náutica Cádiz te ofrece los mejores modelos para realizar el acastillaje de tu embarcación y disfrutar al máximo de su uso durante tus momentos de ocio y desconexión en altamar.

    No obstante, a la hora de elegir entre los diferentes limpiaparabrisas para barcos que encontrarás en nuestra tienda online...

    ¿Estás buscando limpiaparabrisas para barcos?

    Náutica Cádiz te ofrece los mejores modelos para realizar el acastillaje de tu embarcación y disfrutar al máximo de su uso durante tus momentos de ocio y desconexión en altamar.

    No obstante, a la hora de elegir entre los diferentes limpiaparabrisas para barcos que encontrarás en nuestra tienda online, es posible que tengas alguna duda relacionada con cuestiones tan diversas como sus prestaciones, la compatibilidad o los materiales más adecuados en función de otros recambios ya instalados en tu navío.

    Es por ello que el equipo de Náutica Cádiz pone a tu disposición 3 canales de comunicación para que nos puedas plantear cualquier tipo de pregunta al respecto. Estaremos encantados de ayudarte a través de un trato cercano y altamente cualificado:

    ☎ NÚMERO DE TELÉFONO → 956 26 00 59. 

    ✍ WHATSAPP → 619 35 59 64.

    CORREO ELECTRÓNICO → info@nauticacadiz.com

    Más
    por página
    Mostrando 1 - 12 de 16 items
    Mostrando 1 - 12 de 16 items

    Limpiaparabrisas para barcos  → 5 diferencias con el sector de la automoción

    El limpiaparabrisas fue un artículo inventando en el año 1903 por Mary Anderson, a pesar de que su implementación en el sector de la automoción sucediese años después. Sería a posteriori cuando esta pieza sería implantada en otros medios de transporte como el tranvía, el avión o los barcos.

    Estableciendo una comparativa con el sector de la automoción, existen 5 aspectos que diferencian de manera clara los limpiaparabrisas para barcos frente a su utilización dentro del sector automovilístico.

    CARÁCTER OBLIGATORIO

    Instalar un limpiaparabrisas en un barco no es un elemento de seguridad obligatorio en base a lo establecido por la normativa náutica de nuestro ordenamiento jurídico, mientras que sí supone un elemento básico para superar la inspección técnica de nuestro vehículo (ITV).

    MATERIAL DE FABRICACIÓN

    En el sector de la automoción, los materiales utilizados para la fabricación de este tipo de artículos son sometidos a estrictos controles de calidad para garantizar la seguridad vial de sus usuarios.

    Los limpiaparabrisas para barcos, además de superar controles muy similares, deberán ser fabricados con materiales resistentes a los agentes externos que pudieran encontrarse en el mar de manera persistente como pudieran ser el salitre o la humedad.

    Es por ello que el acero inoxidable es uno de los materiales más empleados en la actualidad en la fabricación de este tipo de piezas náuticas.

    MANUAL / ELÉCTRICO

    A pesar de los que los limpiaparabrisas para barcos manuales son cada vez menos habituales, es todavía posible encontrar modelos de esta tipología dentro del sector náutico, algo que no sucede en la misma forma en el mundo del motor.

    Este tipo de modelos se activan desde el interior de nuestro navío mediante el uso de un mango instalado específicamente para ello.

    LOCALIZACIÓN

    Los limpiaparabrisas del coche quedan localizados en las lunetas frontal y trasera del vehículo, con el objetivo de que el conductor cuente con una visión global lo más completa posible del escenario por el cual circulará con su coche.

    En el sector náutico, la instalación trasera de este tipo de artículos es una realidad mucho menos habitual.

    MANTENIMIENTO

    En el sector del automóvil, los profesionales de la automoción recomienda sustituir este artículo al menos una vez al año (espacio temporal que dependerá en parte del modelo que elijamos),  justo después del verano, con el objetivo de adelantarnos a los periodos estivales más propios de lluvias y heladas.  

    Si nos centramos en el mantenimiento de nuestra embarcación, esta pieza debe cambiarse cada menos tiempo, especialmente si tenemos en cuenta que no es su uso lo que provoca el desgaste de la misma, sino la afección que provocarían situaciones meteorológicas bruscas o imprevistos de este tipo.

    Síguenos en Facebook